Inicio Opinión El progreso digital español, cada vez menos social

El progreso digital español, cada vez menos social

Compartir
Print Friendly, PDF & Email
  • El último indicador europeo de progreso digital (DESI) vuelve a demostrar la asimetría y los desequilibrios de nuestra economía: mientras los aspectos tecnológicos evolucionan satisfactoriamente, los relacionados con las personas no solo se estancan, sino que incluso retroceden.
  • España se sitúa en el puesto 17 de 28 países analizado en el apartado Capital Humano, un valor que repite año tras año. Un puesto indigno para la cuarta economía de la eurozona.
  • La mitad de la ciudadanía española no tiene ni un nivel básico de competencias digitales, la misma proporción que en 2016.
  • El porcentaje de empleo tecnológico que demuestra nuestro país nos coloca a la cola de Europa (puesto 18 de 28), llegando a retroceder en el último año (del 3% de 2016 al 2,9% de 2017).
  • La misma conclusión es aplicable al número de titulados en TIC: se retrocede en su número en cada curso académico.
  • La presencia de la mujer sigue siendo minoritaria: sólo un 1% del empleo femenino está relacionado con las nuevas tecnologías.

El desarrollo tecnológico y digital de nuestro país sigue lastrado en su aspecto social: mientras la evolución en términos puramente tecnológicos, como conectividad e infraestructuras digitales, es más que aceptable (líderes en banda ancha ultrarrápida, octavo puesto en preparación para el 5G) o la implantación de los servicios públicos digitales está entre lo mejor del continente, (segundo puesto en sistemas de datos abiertos), todas las métricas relacionadas con las personas y la ciudadanía son francamente negativas.

Las personas no están en el centro de este desarrollo digital. El indicador digital europeo del año 2019 (el denominado Índice de la Economía y la Sociedad Digitales, DESI1https://ec.europa.eu/digital-single-market/en/desi) vuelve a poner de manifiesto2http://www.ugt.es/espana-se-ancla-en-su-retraso-digital el retraso de España en términos de digitalización social. Así, la dimensión relacionada con el Capital Humano es claramente la más retrasada de toda la transformación digital, muy por debajo de la media y demostrando una parálisis inaudita: en los últimos tres años no se detecta ninguna mejora al respecto:

progreso-01-28-10-19

progreso-02-28-10-19

Las cifras que presenta el DESI son extremadamente desoladoras: la mitad de los españoles no posee competencias digitales básicas y solo 1 de cada 3 ciudadanos acredita capacidades digitales por encima del nivel básico. En resumen: nuestra alfabetización digital es insuficiente para las necesidades sociales y laborales que requiere el siglo XXI.

Esta situación, que abarca al total de la ciudadanía, tiene su reflejo tanto en el mercado de trabajo como en los estudios académicos. Nuestra producción de titulados superiores en carreras relacionadas con las TIC es cada vez más baja y nos sitúa a la cola de Europa: puesto de 14 de 28. Pero cuando nuestros jóvenes se enfrentan al mercado laboral, no encuentran puestos de trabajo acordes con sus conocimientos tecnológicos: menos de un 3% del empleo nacional se dedica a especialidades relacionadas con el universo digital. Cifra que además se comprime año tras año, lo que nos lleva a situarnos un punto porcentual por debajo de la media europea.

Finalmente, se consolida la discriminación de género en el empleo TIC: solo un 1% del empleo femenino español se reserva a mujeres especializadas en digitalización. Una muestra más del retraso tecnológico, social y de género que sufre nuestra economía.

progreso-03-28-10-19

Por último, cabe destacar como la exclusión digital sigue enraizada en nuestras vidas: todavía un 13% de la población española, lo que significa que 4,4 millones de ciudadanos y ciudadanas españoles nunca han utilizado Internet. Este elevadísimo porcentaje nos coloca en el furgón de cola europeo en inclusión digital:

progreso-04-28-10-19

Para UGT, está situación solo se explica ante la parálisis legislativa y política que vive nuestra economía. En los últimos tres años no se ha aprobado ni una solo medida que busque paliar esta lacra social. Vivimos en un letargo político que está consolidando la desigualdad digital, estableciendo nuevos desequilibrios sociales insoportables para una auténtica Sociedad del Bienestar.

UGT exige a todos los partidos políticos, y a todas las instituciones públicas y privadas, la puesta en marcha de un Plan Nacional de Inclusión Tecnológica. Necesitamos liderazgo y sensibilización ante este auténtico reto que representa la digitalización. Estamos obligados a poner en el centro de la digitalización a las personas, sin dejar a nadie atrás.

En consecuencia, es urgente tomar medidas de calado para tornar la transformación digital en un motor de igualdad y de mejora del empleo y de nuestra calidad de vida. Lo contrario es abocar a nuestro país, a nuestra economía, a nuestra sociedad y a nuestros empleos a la precarización, la polarización, la pobreza, la desigualdad y al retraso más absoluto.

UGT Comunicaciones
Sector Estatal