Compartir
Print Friendly, PDF & Email

Loon sí, pero Titán no. Fiber se frena, pero Fi continúa, aunque bajo un halo de nula transparencia informativa. Todos los proyectos de Google relacionados con la creación de infraestructuras digitales están bajo sospecha…

Google trazó cuatro líneas de actuación para convertirse en un proveedor de telecomunicaciones. Loon[1], Titán, Fiber y su OMV propia, Fi. La primera, una red de globos de helio que viajan sobre el límite  del espacio exterior, portando repetidores de LTE para conexión a Internet y Telefonía Móvil, es la única que sobrevive sin aparentes sobresaltos, por ahora, aunque envuelta en su particular polémica[2]. Las otras tres patas, están en serios problemas, o directamente se han cancelado.

De la operadora de fibra óptica, Fiber, ya hemos hablando en anteriores ocasiones: rápida expansión[3], seguida de malos resultados[4] que han acabado incluso en despidos[5]. A día de hoy, este proyecto está en la picota y parece que no acaba de despegar, con rumores de venta incluidos[6].

Fi, la marca comercial de su OMV[7], tampoco aparenta buenas sensaciones. Aunque sus clientes se muestran encantados con sus prestaciones, perfectamente integradas en los móviles Nexus, los datos de facturación o de parque clientes de la operadora son un misterio. Es de suponer que un éxito rotundo sería publicitado, sobre todo en una compañía cotizada en bolsa.

Finalmente, tenemos otro de sus proyectos estrella, Titán, una flota de drones ultraligeros e itinerantes, impulsados por energía solar, que recorrerían el planeta proporcionado conexión a Internet por todo el orbe. Pues bien, Titán ha sido definitivamente cancelado[8]. Razones de viabilidad financiera y tecnológica[9].

Como se puede apreciar, las experiencias de Google con las telecos no son positivas. De cuatro proyectos, uno cancelado, otro a punto de venderse, un tercero sin datos públicos y el cuarto, Loon, resistiendo a duras penas[10].

Es lógico que una empresa innovadora y amiga de la experimentación fracase en sus proyectos, sólo quedándose con aquellos realmente disruptores o beneficiosos, pero llama la atención que en el área de las telecomunicaciones, la segunda empresa por cotización bursátil de mundo, sume tantos fracasos. Al final, no va a ser fácil ser y actuar con un operador de comunicaciones…

En definitiva, la única respuesta al Quo Vais, Google?, sea: incertae sedis[11].

[1] http://www.smcugt.org/noticia/un-globo-dos-globos-una-red-id-50760.htm
[2] http://www.smcugt.org/noticia/google-contrata-a-telefonica-en-chile-mientras-la-operadora-le-acusa-de-actividades-monopolisticas-id-46035.htm
[3] http://www.smcugt.org/archivos/elementos/2016/67google_fiber_crece_a_golpe_de_talonario.pdf
[4] http://www.smcugt.org/archivos/elementos/2016/los_resultados_de_google_fiber.pdf
[5] http://ugtcomunicaciones.es/archivos/elementos/2016/despidos_en_google_fiber__1_.pdf
[6] http://www.businessinsider.com/google-shuts-down-project-titan-drone-program-2017-1
[7] http://www.smcugt.org/noticia/google-lanza-en-eeuu-su-propia-omv-fi-id-50509.htm
[8] http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2017/01/11/actualidad/1484165839_909165.html
[9] https://9to5google.com/2017/01/11/alphabet-titan-cut/
[10] http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2017/02/17/actualidad/1487311146_799351.html
[11] Quo Vais, Google? Incertae sedis; ¿A dónde vas, Google? A una posición incierta. https://es.wikipedia.org/wiki/Incertae_sedis