Compartir
Print Friendly, PDF & Email

La operadora CenturyLinK, una de las diez principales operadoras de EEUU, se enfrenta a una oleada de demandas por cuestiones relacionadas con fallo en el facturación de miles de clientes.

logo_centuryrlinkComo mínimo, los estados de Alabama, Minnesota, Arizona, California, Colorado, Idaho, Nevada, Oregón y Washington, han comenzado la tramitación de procedimientos sancionadores con la operadora[1], basándose en los testimonios y pruebas aportadas por decenas de clientes, que la acusan de no cobrar los precios pactados en el contrato inicial – llegando a triplicar el precio inicial- o aplicar servicios adicionales sin permiso. Alguno de estos estados ha acusado a la operadora de “no cooperar” con la investigación[2].

Las demandas están incluso adquiriendo tintes mafiosos, al surgir el testimonio de una exempleada de CenturyLink, despedida por alertar a sus mandos de estas prácticas. Esta trabajadora, que estuvo en la operadora ejerciendo de comercial desde agosto de 2015 a 2016, señaló en una multi-conferencia abierta que había detectado estos sobrepagos, lo que devino en un fulminante despido pocas semanas después[3].

En respuesta a esta avalancha de demandas, CenturyLink ha iniciado un “proceso de investigación interna” y han contratado a un bufete externo de abogados para una revisión independiente[4]. No obstante, estos movimientos se han hecho sin informar a los medios mediante una notificación oficial, únicamente canalizando su posicionamiento a través de declaraciones de directivos en entrevistas.

UGT Comunicaciones

[1] http://www.fiercetelecom.com/telecom/centurylink-faces-alabama-lawsuit-as-tide-fraudulent-billing-claims-rise
[2] http://www.reuters.com/article/us-centurylink-lawsuit-idUSKBN1A702K
[3] https://www.law360.com/articles/956234/centurylink-slammed-with-another-suit-over-billing-practices
[4] http://www.dslreports.com/shownews/CenturyLink-CEO-Blames-Media-After-Billing-Fraud-Allegations-140010