Inicio Opinión ¿De verdad Europa ha cambiado de criterio para admitir fusiones de teleco?

¿De verdad Europa ha cambiado de criterio para admitir fusiones de teleco?

Compartir
Print Friendly, PDF & Email

Auténticos ríos de tinta han sido vertidos como consecuencia del supuesto cambio de criterio dela Comisión Europea a la hora de evaluar las fusiones entre operadoras de telecomunicaciones. Especialistas, consultoras y medios de comunicación de toda Europa se han afanado en analizar y valorar el nuevo tratamiento de la fusión entre las holandesas T-Mobile y Tele2[1]por parte del departamento de Competencia de la Comisión Europea[2]. Pero, ¿qué hay realmente detrás de esta decisión? ¿se trata de un verdadero cambio de criterio o de una excepción razonada? ¿estamos en los prolegómenos de una avalancha de fusiones en Europa o solo es una anécdota sacada fuera de contexto?

Hagamos primero algo de memoria. La actual Comisión Europa, a la que le quedan escasos meses de mandato, primer dato a tener muy en cuenta, tuvo su primer reto regulatorio en 2015, precisamente al inicio de su legislatura, cuando decidió vetar la fusión entre O2 y Three en el Reino Unido. La Comisión alegó que la reducción de cuatro a tres operadores iba en contra de las normas comunitarias de competencia, lo que crearía una norma tácita en este sentido. Aunque no se debe perder de vista que la decisión fue tomada bajo un fortísimo componente político, con un Reino Unido a punto de votar lo que posteriormente significó su salida de la Unión Europea.

Esta medida, furibundamente defendida por la ahora Comisaria saliente, Margather Vesteger, fille terrible del sector, consolidó la idea de que las fusiones de operadores en Europa eran inviables, regulatoriamente hablando[3],cuando suponía una reducción significativa en el número de competidores locales(especialmente si eran de tres a cuatro[4]);o en su defecto, las condiciones que se imponían a dichas fusiones dificultaban tanto su viabilidad, que ningún operador las consideraba rentables ni asumibles.

Sin lugar a dudas, el precedente de O2 y Three en UK, o las fuertes imposiciones a las fusiones de E-Plus y Telefónica en Alemania o Jazztel y Orange en España (venta de activos,obligación de itinerancia mayorista nacional, facilitar la entrada de nuevos OMV, etc.[5])representaron un fuerte y desalentador condicionante a cualquier iniciativa en este sentido.

No obstante, cabe señalar que el proceso de consolidación ha continuado en plena vigencia en Europa, con cada vez más operaciones corporativas de compra, venta y fusión, siempre y cuando sólo afectasen a una reducida porción de actores. Los ejemplos en España,las cableras de norte[6], las sucesivas adquisiciones de MásMóvil (Yoigo, Pepephone y un largo etcétera de OMV), o la reciente adquisición de República Móvil por parte de Orange, confirman que el mercado ha seguido muy vivo.

Casi cuatro años después dela fijación del criterio por parte de la Comisión en el caso británico, llega un nuevo dictamen sobre una fusión en Holanda, en donde Europa parece aflojar sus exigencias, permitiendo reducir el número de operadores locales de cuatro a tres sin obligarles a ceder activos; o como se dice en la jerga sectorial, una “aprobación incondicional sin el requisito de ofrecer remedios”,lo que ha disparado los rumores que auguran una nueva avalancha de fusiones a gran escala. Los grandes del sector, actores instalados en multitud de países, parecen visualizar una nueva oportunidad para fusionarse, al eliminarse uno de los principales obstáculos regulatorios.

Pero, ¿qué hay realmente detrás de esta decisión? En puridad, no se puede afirmar aún que estemos ante un cambio de criterio. Primero, porque esta decisión la toma un equipo que no estará a los mandos de la Comisión en muy pocos meses. Quién sabe si el nuevo staff asumirá como suya esta nueva forma de ver las fusiones o volverá al criterio anterior. Además, nunca hay que perder de vista a los reguladores nacionales, aveces tan imprevisibles como pueden ser los comunitarios. De hecho, el regulador alemán acaba de hacer un movimiento justo en la dirección contraria,al plantear una subasta de frecuencias del 5G claramente inclinada hacia la conformación de nuevos operadores[7].

¿Se trata de un verdadero cambio de criterio o de una excepción razonada? El caso holandés, por las propias características del mercado local, no es fácilmente exportable al resto de países de la Unión. Así, la combinación del tercer y cuarto operador no crea un“gigante” local, sino un actor con el 25% de cuota de mercado y muy lejos aún del segundo operador, lo que le permitiría, únicamente, mantener su actual tercera posición. Además, Tele2 ya dependía en gran medida de T-Mobile, puesto que usa la red de esta última para dar cobertura completa, por lo que su fusión solo acelera una unión ya considerada de facto. Por último, el clima político que concluyó con el veto de la fusión en UK, brexit por medio, ha cambiado sustancialmente, lo que aporta una nueva variable a la difícil fórmula de predecir que hará la nueva Comisión Europa que emane de las elecciones de 2019.

¿Estamos en los prolegómenos de una avalancha de fusiones en Europa o solo es una anécdota sacada fuera de contexto? Es imposible afirmar una cosa o su contraria. No cabe entender el precedente holandés como algo anecdótico, aunque elevarlo a la categoría de precedente europeo es, sin duda, exagerar su relevancia.

Finalmente, para que se produzca una verdadera avalancha de fusiones continentales entre las grandes operadoras europeas para crear, en palabras de Orange, nuevos “campeones tecnológicos[8]”,se tienen que dar una serie de circunstancias nada fáciles de concitar: por una parte, que los Estados que aún manejan a sus operadoras (Alemania y DT, Francia y Orange e Italia y TIM), estén dispuestos a dar un paso que puede laminar la nacionalidad de sus empresas y socavar el famoso “efecto sede[9]”;y por otra parte, que realmente Europa proponga unos criterios para dichas fusiones que las haga rentables y atractivas. Ambas casuísticas, son fáciles deplasmar en un papel, pero tremendamente difíciles de llevar a la práctica.

En conclusión, algo ha cambiado en el entorno regulatorio, pero aún no sabemos ni su alcance ni sus repercusiones futuras. Sólo cabe esperar nuevos acontecimientos.

UGT Comunicaciones
Sector Estatal


[1] http://www.ugtcomunicaciones.es/wordpress/dt-y-tele2-se-fusionan-en-holanda/
[2] https://www.telecompaper.com/news/ec-says-uncertain-tele2-nl-future-drove-merger-approval-decision–1271140,http://telecoms.com/493836/netherlands-falls-to-three-mnos-as-europe-approves-t-mobiletele2-deal/,https://www.telegeography.com/products/commsupdate/articles/2018/11/28/ec-greenlights-t-mobile-takeover-of-tele2/,https://www.totaltele.com//501679/European-Commission-set-to-approve-Deutsche-Telekoms-bid-for-Tele2,https://www.reuters.com/article/us-tele2-m-a-deutsche-telekom-eu-exclusi/exclusive-deutsche-telekom-to-win-eu-nod-for-dutch-tele2-deal-shares-jump-idUSKCN1NV1TO,https://www.lightreading.com/regulation/ec-signs-off-tele2-t-mobile-merger-in-netherlands/d/d-id/747839
[3] https://cincodias.elpais.com/cincodias/2015/11/13/economia/1447439663_958784.html
[4] http://www.expansion.com/blogs/tecnoestrategias/2015/11/13/el-cuarto-operador-de-telecos.html
[5] http://www.smcugt.org/archivos/elementos/2014/bruselas_aprueba_dos_fusiones_de_una_tacada.pdf;http://www.expansion.com/empresas/tecnologia/2015/03/25/5512ae2f22601d18208b458d.html 
[6] http://www.ugtcomunicaciones.es/wordpress/los-cableros-del-norte-se-unen/
[7] https://www.kippel01.com/entorno/telefonica-vodafone-y-deutsche-telekom-critican-el-plan-del-5g-en-alemania.html
[8] https://www.lavanguardia.com/vida/20181127/453208089365/orange-reclama-derribar-muros-en-europa-para-crear-campeones-tecnologicos.html
[9] https://www.larazon.es/blogs/politica/la-economia-del-bienestar-para-las-personas/el-efecto-sede-existe-JC16630393