UGT reclama acelerar la Ley Europea de IA para frenar la proliferación de despidos algoritmos

  • La proliferación de despidos realizados por algoritmos demuestra la necesidad de acelerar una ley europea sobre IA que acote, regule y disuada de estas prácticas.
  • Los antecedentes rusos (caso Xsolla) y portugués (caso TAP) o la inhumana operativa de “desconexión” de las plataformas digitales, son claros ejemplos las decisiones algorítmicas están comenzando a despedir a personas sin mediar razón humana, algo vetado por la ley.
  • Si a esto se le añade la amenaza de la automatización masiva de tareas gracias a la digitalización del trabajo, que pone en solfa a millones de puestos de trabajo en España y Europa, resulta imperioso regular este tipo de prácticas.
  • UGT urge a promulgar leyes nacionales y europeas que defiendas los derechos de las personas trabajadoras ante los peligros que conlleva una digitalización salvaje de nuestra economía.

Como una incesante gota china, se acumulan por doquier las noticas sobre despidos decididos y efectuados por algoritmos. La primera piedra de toque llegó desde las plataformas digitales, que siguen usando a los algoritmos como arma de precarización y de despido automático (el término es “desconexión” en su propia neolengua). Esta tendencia cada vez suma más ejemplos: al caso de TAP Portugal, que echó a decenas de personas, se le acaba de sumar el de la empresa rusa Xsolla, que ha despedido a cientos de empleados porque así lo ha decidido un programa informático. A pesar de que se trata de prácticas vetadas por el Reglamento General de Protección de Datos1Artículo 22. Decisiones individuales automatizadas, incluida la elaboración de perfiles., las empresas ignoran intencionalmente esta prohibición, desafiando nuestras leyes y los legítimos derechos de las personas trabajadoras.

UGT persigue aumentar el control de estas herramientas, al objeto de erradicar completamente estas prácticas. Si se cumplen las previsiones de los principales organismos internacionales, la digitalización y automatización del empleo pueden ocasionar una brutal dislocación de nuestro mercado de trabajo, con millones de empleos en peligro2https://www.ugt.es/sites/default/files/24-_maquetado-_impacto_de_la_automatizacion_en_el_empleo_en_espana.pdf. Tal vulnerabilidad es terreno abonado para el uso de este tipo de programas informáticos, que despedirán mis miramientos, sin probidad ni humanidad.

En España, y a través de la Mesa de Diálogo Social, se dio un primer paso introduciendo un nuevo apartado al artículo 64 de nuestro Estatuto de los Trabajadores, que obliga a todas las empresas a proporcionar información sobre cualquier IA que afecte a la relación laboral. A este acuerdo le siguió la publicación de nuestro estudio “Las decisiones algorítmicas en las relaciones laborales3https://servicioestudiosugt.com/las-decisiones-algoritmicas-en-las-relaciones-laborales/, que reflejaba nuestro posicionamiento sobre el contenido de una futura ley sobre esta materia.

En esta misma línea, el pasado 21 de abril, la Comisión Europea (CE) presentó su propuesta para promulgar una Ley de Inteligencia Artificial4https://digital-strategy.ec.europa.eu/en/library/proposal-regulation-european-approach-artificial-intelligence, que hemos analizado pormenorizadamente5https://servicioestudiosugt.com/analisis-de-la-ley-europea-de-inteligencia-artificial/. La propuesta contiene importantes novedades en el terreno laboral, y representa un viraje sustancial en las políticas de la CE, que prácticamente ignoraba el factor trabajo en sus propuestas previas. Por tanto, el primer objetivo que exigíamos hace solo dos meses se cumple: se promulga una ley que regula el funcionamiento de los algoritmos y la IA en las relaciones laborales.

La segunda propuesta de UGT era calificar la IA aplicada al mundo del trabajo como una actividad de alto riesgo, que la CE también asume como suya. La importancia de asignar a la IA laboral un alto riesgo preventivo radica en que, a partir de que la ley sea ratificada, todas las empresas deberán asumir que la implantación de este tipo de soluciones implicará un riesgo de impacto adverso en los derechos fundamentales […] con respecto a su gravedad y probabilidad de ocurrencia”, creando “un impacto adverso en la seguridad de las personas o sus derechos fundamentales (protegidos por la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE)6https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/en/QANDA_21_1683. En consecuencia, todas las empresas deberán cumplir unos requisitos antes, durante y después de la puesta en marcha de algoritmos laborales. Por ejemplo, deberán registrar la existencia y actividad de estos algoritmos, al objeto de garantizar la trazabilidad de sus resultados; las empresas estarán obligadas a mitigar sus riesgos al máximo, asegurando la seguridad y la precisión en su funcionamiento; se deberá garantizar que los datos usados para tomar las decisiones informáticos estén libres de sesgos y que obtengan resultados discriminatorios; y, finalmente, la IA laboral siempre deberá estar supervisada por una persona – o dicho de otro modo: un humano estará siempre al final de la cadena decisoria, por encima de los resultados de una máquina-.

Como se puede comprobar, Bruselas adopta como propias la práctica totalidad de nuestras propuestas, en algunos casos casi milimétricamente, lo que viene a reconocer el rigor y la oportunidad del posicionamiento de UGT. A partir de la puesta en vigor de esta norma, los algoritmos dejarán de ser elementos opacos, cajas negras donde ocultar decisiones caprichosas, ofensivas o discriminatorias. El funcionamiento de la IA estará, obligatoriamente, vertebrada por la transparencia: se deberá documentar su propósito, se tendrá explicar su funcionamiento a autoridad laboral y personas trabajadoras y de deberá aportar información clara y precisa sobre su impacto.

UGT urge a acelerar la promulgación de esta ley, otorgándole máxima prioridad. Es necesario poner coto a unas herramientas informáticas que atentan contra derechos fundamentales de las personas trabajadoras. Ante una amenaza de este calibre es imperioso regular con contundencia y determinación, disuadiendo a las empresas del uso de estas prácticas so pena de elevadas multas.

Del mismo modo, y de forma simultánea, seguiremos desplegando nuestra actividad sindical vigilando la correcta aplicación de la IA y los algoritmos en todos los centros de trabajo, empresas y sectores, implicando a la Autoridad Laboral y a los juzgados de lo Social cuando sea preciso.

UGT Comunicaciones

Artículo anteriorLas Telecos en los PGE 2022
Artículo siguienteInforme 1T2021 Sector Comunicaciones: el 2021 no empezó mejor de lo que acabó 2020