Inicio Telefónica CEV UGT y el retorno a los centros de trabajo

UGT y el retorno a los centros de trabajo

Desde el inicio de la pandemia, meses atrás, UGT ha mantenido, por compromiso y responsabilidad,  intensas negociaciones en todos los ámbitos para cumplir el doble objetivo de preservar la salud y mantener el empleo de las personas trabajadoras, logrando concretar acuerdos para afrontar una situación excepcional como es la gravísima situación sanitaria, social y económica que ha provocado la Covid-19 en nuestro país y, consecuentemente, en nuestra empresa.

En el Grupo Telefónica hemos liderado las negociaciones que, por un lado,  han evitado recurrir a ERTEs a pesar del cierre de tiendas (Telyco) y que, por otro, fructificaron en los sucesivos acuerdos del 24 y 25 de abril (Comisión de Seguimiento del Covid19 y Protocolo para la reincorporación de la actividad en la etapa post Covid19) y del 8 de mayo (Acuerdo Global sobre planificación del proceso de retorno en la Crisis del covid19) estableciendo,  a través de la negociación en la  Comisión de Seguimiento, los  distintos procedimientos de desescalada, de carácter universal,  para el retorno a los centros de trabajo para todo el Grupo, aunque con especificaciones para el entorno del CEV.

Nuestra apuesta por la concreción de acuerdos se ha apoyado en el conocimiento de que la excepcionalidad del estado de alarma recogido en el RD-Ley 8/2020, que amparaba medidas como la generalización del teletrabajo, tenía una fecha de caducidad (21 de septiembre) y que, una vez estabilizada la situación sanitaria de “nueva normalidad”, nada impide un regreso a los centros de trabajo en cualquier momento por lo que, dentro de este contexto, entendíamos necesario articular el procedimiento de retorno para salvaguardar los derechos de las personas trabajadoras y que se respetasen, en su máxima amplitud, las medidas sanitarias y de prevención de contagios, con reglas claras, transparentes y susceptibles de adaptarse a la evolución de la pandemia, despejando así cualquier incertidumbre de las plantillas.

Los acuerdos alcanzados, priorizando siempre la seguridad y la salud,  se sustentan en el mantenimiento del Teletrabajo UNIVERSAL hasta diciembre de 2020, en la idea de buscar entonces una revisión de los acuerdos del CEV vigentes en esta materia, adaptados al nuevo RDL 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia, y en la concreción de un proceso de retorno progresivo y pautado, adaptado a las circunstancias y a las decisiones adoptadas por las autoridades sanitarias,  manteniendo la ocupación de los centros de trabajo, distancia social, etc.,  en los límites marcados en cada momento, garantizando la limpieza y desinfección de los puestos y equipos de trabajo y situando a los  colectivos de riesgo en último término, hasta la recuperación de la “nueva” normalidad y el retorno a la actividad laboral en los centros de trabajo.

Además de comprobar el estado de las medidas adoptadas, respecto al número de pruebas de diagnóstico realizadas, dotación de equipos de protección colectivos e individuales, etc., en la Comisión de Seguimiento se han adoptado decisiones concretas, como el retorno a los centros de trabajo de forma progresiva en el mes de septiembre para todo el Grupo, contemplando medidas de flexibilidad (posibilidad de teletrabajar un 20% de la jornada) para atender las previsibles dificultades de conciliación que podrían surgir por el regreso paulatino a las aulas,  evitar aglomeraciones en las entradas y salidas, así como en los viajes en transporte público, así como decisiones sobre dotación de equipos informáticos (teclados y ratones) .

Se ha reforzado la necesidad de cumplir estrictamente la Desconexión Digital y el Registro de Jornada (Se habilitará una herramienta en breve).Se garantiza el cumplimiento de la normativa de protección de datos personales y derechos digitales.

Adicionalmente, hemos introducido en el acuerdo el compromiso de la empresa para, una vez superada esta crisis, seguir avanzado en la extensión del Teletrabajo bajo las premisas de voluntariedad, reversibilidad y universalidad, teniendo en cuenta que en la actualidad existe un proceso legislativo que deberá tenerse en cuenta a la hora de negociar un nuevo acuerdo, siempre bajo la premisa reivindicada UGT de que el teletrabajo sea universal.

Además, como cautela, el acuerdo refuerza específicamente el rol decisivo de la Comisión de Seguimiento del COVID-19 durante todo el tiempo que pueda durar la crisis sanitaria, facultándola para seguir debatiendo y adoptando medidas complementarias adaptadas a las circunstancias específicas que pudieran surgir en áreas o centros concretos, garantizando así que podamos tener siempre respuestas ante la evolución de la pandemia.

Así, por ejemplo, a la vista de la situación sobrevenida en muchas zonas del país, como consecuencia del preocupante aumento de la incidencia de la enfermedad, desde UGT trasladamos a la Comisión del COVID 19 la necesidad de adaptar el protocolo de reincorporación a la actividad presencial, retrasando la incorporación de las personas trabajadoras inicialmente prevista para el 28 de septiembre, así como incrementar la flexibilidad para todos las personas trabajadoras ya incorporadas,  a la espera de la evolución de los acontecimientos y de la posible adopción de nuevas medidas por la Administración, a fin de no saturar los centros de trabajo y minimizar riesgos en un momento especialmente delicado y de incertidumbre general.

Igualmente, UGT demandó, para aquellas personas trabajadoras ya incorporadas en los centros, principalmente FFCC, que se amplíase significativamente el porcentaje del teletrabajo realizable en la jornada presencial, superando el 20% fijado, a fin de facilitar una actividad segura dentro de los márgenes impuestos por las medidas de restricción a la movilidad que pueda establecer la Administración.

La empresa aceptó nuestra petición, suspendiendo 15 días la incorporación de las personas trabajadoras que tenían que incorporarse el día 28, comprometiéndose a valorar nuevas medidas a aplicar para establecer un Plan de contingencia que cubra las distintas realidades de las Comunidades Autónomas, en función de la evolución de los datos y medidas que tomen las autoridades sanitarias respecto al COVID 19.

La empresa también admitió aumentar la flexibilidad para realizar teletrabajo en la semana presencial para todos los FFCC y personal del resto de empresas del Grupo ya incorporados, siempre que las necesidades del servicio lo permitan debiendo acordarse  siempre en el seno de las áreas.

Esta situación ha sido posible gracias a la existencia de la comisión de seguimiento que previsoramente establecimos en el momento de los acuerdos iniciales, habilitando así que  en cada momento podamos estudiar alternativas para aumentar la flexibilidad y adaptarnos a los distintos escenarios en que la inquietante evolución de la pandemia pueda situarnos, priorizando siempre la seguridad y la salud de las personas trabajadoras.

Estos acuerdos culminan con éxito una larga negociación liderada por UGT,  cuyo objetivo es, no lo olvidemos,  salvaguardar la salud y garantizar la continuidad de la actividad y los puestos de trabajo en uno de los momentos más difíciles y complejos que recordamos, y que ha forzado al máximo a nuestra organización a lo largo de estos meses en los que hemos informado a toda la plantilla por TEAMS, complementando nuestros comunicados, manteniendo plena disponibilidad para atender dudas y consultas en remoto, mostrando una vez más la responsabilidad y coherencia de nuestro modelo sindical, apoyado en la negociación,  para afrontar con éxito las dificultades y problemas de las personas trabajadoras y sus familias.